En agosto de 1888, la ciudad de Río de Janeiro acogió el regreso del Emperador Don Pedro II después de un viaje de un año a Europa para recibir tratamiento médico. Al avistar la Bahía de Guanabara, vieron el homenaje realizado por los alumnos de la Escuela Militar, entonces ubicada en Praia Vermelha. Habían colocado un cartel de doce metros en la cima del Pan de Azúcar con la palabra “Salve” (Salve).

El regreso de Dom Pedro II a Brasil después de la Abolición de la Esclavitud
El emperador Dom Pedro II, su esposa, la emperatriz doña Teresa Cristina, su nieto, el príncipe Pedro Augusto de Saxe-Coburg y Braganza con séquito (destaca el médico personal del monarca, el conde de Mota Maia, el conde de Nioac, los condes de Carapebus y el profesor de lenguas orientales de Dom Pedro II, Christian Friedrich Seybold) a bordo del vapor “Congo” en Río de Janeiro, después de regresar de un viaje a Europa, agosto de 1888.