A lo largo de la historia, las ciudades han experimentado cambios transformadores, despojándose de viejas prácticas y adoptando otras nuevas. La ciudad de Rio de Janeiro, con su rico tapiz de recuerdos, no es una excepción a este fenómeno. Dentro de sus límites se encuentran numerosos ejemplos de lugares y prácticas que se han desvanecido en el pasado, y entre ellos, el Matadouro da Cidade (Matadero de la Ciudad) se destaca como un recuerdo conmovedor de épocas pasadas. 

La evolución del paisaje urbano: del matadero al patrimonio cultural