El 31 de agosto de 1763, Río de Janeiro se convirtió en la capital de Brasil, reemplazando a Salvador. Esta condición de capital se mantuvo hasta 1960, cuando Brasilia asumió el papel de sede del gobierno.

Hoy en Brasil: Río de Janeiro se convierte en la capital del Virreinato de Brasil