El emperador Dom Pedro II, durante su reinado de 1831 a 1889, fue una figura destacada en la historia del país. Su riqueza personal no estuvo asociada principalmente con una fortuna material exorbitante, sino más bien con una vasta riqueza cultural, intelectual y emocional.

La riqueza del emperador Dom Pedro II

El emperador no era tan rico como mucha gente cree. Su asignación presupuestaria anual de 1841 a 1889 fue de 800 réis, alrededor de 51 TP2T del presupuesto del imperio, y alrededor de 130 réis fueron destinados a ayudar a los necesitados o devueltos al tesoro (como pensiones de estudiantes, donaciones diversas a individuos y provincias, donaciones para el estado emergencias).


Con estos fondos pagó sus viajes, estableció tres bibliotecas palaciegas, distribuyó limosnas y becas y apoyó a talentos literarios. La emperatriz Teresa Cristina El presupuesto rondaba los 98 réis anuales y el de la princesa Isabel, unos 150 réis.

“No debo nada, y cuando contraigo una deuda, me aseguro de pagarla inmediatamente y el registro de todos los gastos de mi hogar se puede examinar en cualquier momento. No colecciono dinero y creo que lo que recibo del tesoro es para gastarlo”, escribió Dom Pedro II.

Su desprecio por el dinero nunca le permitió acumular ni siquiera unos pocos reales. Su lista civil, de hecho, no lo permitía, a pesar de su escrupuloso cuidado al emplearla. Los puestos que consideraba totalmente innecesarios en sus palacios, que existían sólo debido a las antiguas tradiciones de la corte, fueron eliminados gradualmente.

Así, se abolió la Guardia Imperial de Arqueros, creada por Dom Pedro I tras la fundación del imperio. Más tarde, muchos puestos en la casa imperial fueron eliminados, como el mayordomo principal, el chambelán principal, los escuderos principales y menores, la camarera principal y el rey de armas. También se abolió la clase efectiva del vestuario del Emperador.


Desde su juventud, Pedro II siempre se ponía en los bolsillos muchas monedas de plata cada vez que salía, para poder repartirlas entre los pobres y necesitados que encontraba. Una vez, el administrador de la finca Santa Cruz, propiedad de la Corona, le entregó un considerable saldo de dinero, resultado de una administración honesta y trabajadora. “Dinero, no lo quiero. Dáselo como limosna a los pobres, porque no quiero que se diga que estoy acaparando capital”, dijo el emperador.

Tras la caída de la monarquía en 1889, parte del presupuesto anual del depuesto emperador (que quedó completamente en quiebra en el exilio) se destinó a los pobres del barrio imperial de São Cristóvão, continuando la tradición humanitaria de Dom Pedro II de que la república no se atrevía a fin.


Referencia: LIRA, Heitor. Dom Pedro II. Brasil: Garnier, 2020.

Brazilian History
Matheus Araújo
Fundador y Editor en Brazilian History | Sitio web

Matheus es emprendedor en Araujo Media, donde se desempeña como CEO y Director Creativo. Comparte análisis en su blog personal "matheusaraujo.me" y actualmente cursa la carrera de Publicidad y Propaganda. Además, tiene pasión por la historia, particularmente la de Brasil, lo que lo llevó a convertirse en fundador y editor del portal Brazilian History.