El 10 de noviembre de 1937, Getúlio Vargas declaró, en un discurso radial a nivel nacional, que Brasil estaba bajo un nuevo régimen de gobierno, el Estado Novo. Caracterizado por la centralización del poder, el nacionalismo, el anticomunismo y el autoritarismo, el Estado Novo duró hasta 1945, cuando Getúlio fue derrocado por el Fuerzas Armadas.